La coherencia

Modelo pedagógico, estrategias metodológicas, maestra, espacio y familia deben ser coherentes para propiciar la educación de un determinado valor.

Coherencia.

La coherencia es el valor que hace que todos los principios que forman nuestro modelo pedagógico queden integrados y trabajen de manera conjunta en una misma dirección.

En el vídeo que acompaña este artículo, queremos resaltar la coherencia necesaria entre familias, modelo pedagógico, metodologías, espacios de la escuela y maestros para favorecer una verdadera educación que ayude a nuestros niños y niñas a ser más libres, creativos, reflexivos, críticos , piadosos y resilientes.

Creemos que es importante plantearse qué cualidades queremos que tengan nuestros niños. No sólo de grandes, sino también en el momento actual. En La Farga trabajamos para educar niños y niñas creativas, niños reflexivos, piadosos, con una buena gestión de sus emociones y aquellas habilidades sociales que les permita una gestión de su propia vida; niños respetuosos con los demás y con la naturaleza, fuertes, resilientes, con capacidad de esfuerzo, y al mismo tiempo con capacidad de disfrutar de la vida. Para ello nos parece necesario que haya una coherencia entre el modelo pedagógico que se ofrece, las metodologías de aula, el ejemplo del personal docente, el espacio, ambiente de la escuela y, por supuesto las familias, que son las primeras educadoras.

Si queremos educar en la creatividad, su maestra deberá valorar esta calidad y fomentarla en ella misma y sus alumnos. a través de un modelo pedagógico y unos recursos metodológicos concretos; en un entorno rico, creativo, estimulante y coherente con el resto de valores y unas familias que estén de acuerdo con la importancia de la creatividad.

Modelo pedagógico, estrategias metodológicas, maestra, espacio y familia deben ser coherentes para propiciar la educación de un determinado valor.

No podemos hablar del valor de la limpieza teniendo una casa sucia, del mismo modo que sería difícil educar en la piedad, el esfuerzo o la sostenibilidad si no hay en nosotros una lucha para conseguir estos valores. Es una lucha la ilusión de formar personas íntegras y responsables de sus actos.

Las virtudes y valores -aunque propios de la personalidad van adaptándose a su tiempo; hoy en día valores como la creatividad, el pensamiento crítico ante un mundo que exige discernir, la responsabilidad hacia el entorno, el trabajo en equipo ... obligan a que nos replanteamos si los métodos, los entornos y los ejemplos que ofrecemos son coherentes con lo que deseamos educar.

La persona sigue siendo la misma, pero han cambiado algunas formas de relación social, de organización al trabajo, de ocio; han cambiado algunas problemáticas y oportunidades del entorno ... y necesario que la educación vaya adaptándose a estas nuevas formas sin perder los elementos invariables esenciales en la persona. Este afán por la coherencia es una parte fundamental de nuestro proyecto educativo que queremos compartir con vosotros para que nos ayude a vivirlo.